Máxima flexibilidad, máximo ahorro

La calefacción radiante eléctrica es el sistema de calefacción más reactivo y más flexible a la hora de ajustarse estrictamente a las necesidades de aportación de calor. Además de proporcionar confort en cada momento, nuestros sistemas permiten un ahorro energético de hasta 50%.

La flexibilidad de los sistemas de calefacción radiante eléctrica se basa sobre dos conceptos sencillos principales:

  • Son sistemas altamente reactivos.
  • Son sistemas independientes por estancia con regulación a su vez independiente pero fácilmente controlables a distancia.

El principio mismo de la calefacción radiante, basado en la transmisión directa del calor mediante radiación entre cuerpos sólidos, asegura una alta reactividad de estos sistemas de calefacción. La transmisión del calor es efectiva en el momento que el emisor está a su temperatura. Al contrario, los sistemas de convección de aire caliente (radiadores o convectores tradicionales) tienen que calentar todo el volumen de aire para que sea efectivo a la altura de las personas (el aire caliente que sube hacia el techo, tempera en un primer momento solo la parte alta de la estancia). Además, tanto los paneles radiantes como el suelo radiante eléctrico directo (colocado justo por debajo del pavimento de suelo) tienen una inercia muy reducida: El emisor  alcanza así su temperatura de superficie de manera muy rápida confiriendo al sistema de calefacción su alta reactividad.

Al estar regulados de manera independiente por estancia, los sistemas de calefacción radiantes pueden ajustarse precisamente de manera totalmente independiente por zonas, tanto a nivel de horarios (programación diferente entre las diferentes habitaciones) como a nivel de temperatura (distintas temperaturas de consigna según la estancia y la hora). Con nuestro termostato táctil TFT , la programación se realiza y modifica de manera intuitiva y rápida siempre que sea necesario, con la posibilidad de ajustar múltiples niveles de temperaturas en diferentes momentos del día o de la semana. Incluso, con nuestras centralitas (GSM o WiFi), existe la posibilidad de gestionar las diferentes zonas de manera centralizada y a distancia mediante un dispositivo móvil. La combinación de estos diferentes factores, regulación independiente, sencillez de programación y/o control a distancia, brindan al usuario la posibilidad de tener su sistema de calefacción optimizado en cada momento de manera sencilla, ahorrando energía desde el primer día.

La combinación de su alta reactividad con la regulación precisa por zona le confiere a la calefacción radiante eléctrica una flexibilidad y como consecuencia una eficiencia energética imposible de alcanzar con ningún otro sistema de calefacción. Y para ilustrarlo, os presentamos algunos resultados obtenidos en el edificio de oficinas de Jesenik , monitorizado por el University Centre for Energy Efficient Buildings de la Universidad Técnica de Praga.

La sectorización y reactividad del sistema permite un ahorro importante de hasta el 70% sobre un periodo determinado al ajustar perfectamente la aportación de calor a las perturbaciones externas, presencia de personas, periodos de sol, puesta en marcha de aparatos electrónicos, etc.

 

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies