APLICACIONES - VIVIENDA - SUELO RADIANTE

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-1 La calefacción por suelo radiante es el sistema de calefacción por excelencia. Proporciona un calor suave y agradable y es energéticamente eficiente. Estéticamente, presenta también la ventaja de quedar totalmente disimulado en la suelo, dejando así las paredes totalmente libres para muebles y decoración.

Se adecua tanto a construcciones nuevas como a rehabilitaciones. Sin embargo, es especialmente indicado en el segundo caso por el poco sobre espesor necesario a su instalación y su conexión independiente por estancia directamente a la corriente eléctrica. No necesita ningún tipo de caldera, ni de instalación de tuberías.

Calefacción principal o auxiliar (suelo templado)

Cabe distinguir dos variantes de la utilización del suelo radiante, la calefacción principal y la calefacción auxiliar.

Como sistema de calefacción principal (el caso más común), el suelo radiante eléctrico tiene como objetivo calentar la estancia a la temperatura requerida. El sistema de regulación toma como referencia la temperatura del aire y usa la temperatura de suelo como un limitador para impedir que el suelo llegue a una temperatura indeseable (desagradable). La superficie instalada depende de la potencia total necesaria, pero se suele ajustar la potencia superficial para cubrir toda la superficie libre de la estancia.

Como sistema de calefacción auxiliar o suelo templado, el suelo radiante eléctrico tiene como objetivo proporcionar un suelo a una temperatura agradable y confortable durante la presencia del usuario. El sistema de regulación toma como referencia la temperatura del suelo, pero no controla la temperatura del aire. Puede necesitar un sistema de calefacción principal (panel radiante, radiador, etc.) para mantener la temperatura del aire al nivel requerido. El sistema de suelo templado se puede instalar solamente en las zonas elegidas (delante de la ducha o bañera por ejemplo).

Tipos de instalaciones recomendadas

Existen múltiples maneras de instalar el suelo radiante eléctrico. Sin embargo, cabe tener en mente que existen dos tipos de productos de instalación muy diferente:

  • El cable calefactor (o malla calefactora) que tendrá siempre que ir embebido en un material conductor (cemento, hormigón, cemento cola) para una correcta disipación del calor de la cubierta del cable a la construcción. Recomendado en construcción nueva y rehabilitación.
  • El folio calefactor que se instala en seco, directamente debajo del suelo laminado sin capa de cemento o cemento-cola. Esta ventaja tiene sin embargo la contrapartida de que no se puede instalar debajo de suelos cerámicos que necesitan ser fijados por cemento. Recomendado en rehabilitación.

Sistema de calefacción directa

Es la forma más corriente de instalación del suelo radiante. El elemento calefactor está colocado directamente debajo del pavimento. Se utiliza tanto para sistema de suelo templado como para calefacción principal.

La potencia instalada suele estar entre 60 y 120 W/m2 según el tipo de vivienda y las perdidas térmicas calculadas para la calefacción principal. En el caso de un suelo templado, la potencia instalada es superior, del orden de 150 W/m2.

El cable calefactor está situado directamente en el cemento-cola flexible o en un cemento auto-nivelante. La potencia lineal del cable será limitada (10-15W/m) para mantener un paso de colocación reducido y proporcionar una distribución homogénea del calor. El folio radiante al estar colocado justo debajo del suelo laminado solo se utiliza con este tipo de instalación. En el caso de zonas húmedas, el folio calefactor se sustituye por la manta de aluminio con el mismo tipo de instalación en seco.

En el caso de rehabilitación, se suele disponer de un espesor reducido para la colocación del sistema de calefacción. Aun así, gracias a los aislantes especiales, se puede colocar el sistema en un espesor reducido sobre el suelo existente, tanto con folio radiante (sobre espesor < 1cm) como con cable calefactor (sobre espesor < 1.5 cm).

INSTALACIÓN CON FOLIO RADIANTE

  1. calefaccion-vivienda-suelo-radiante-2Suelo laminado
  2. Sonda de suelo limitadora
  3. Barrera anti vapor
  4. Folio calefactor ECOFILM
  5. Aislante térmico
  6. Suelo original (Baldosas- Hormigón)

Instalación con mantas AL

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-3

  1. Suelo laminado
  2. sonda de suelo limitadora
  3. Manta AL
  4. Aislante térmico
  5. Suelo original (baldosas – hormigón)

Instalación con cable calefactor o manta calefactora

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-3

  1. Revestimiento de suelo
  2. Cemento cola flexible
  3. Manta calefactora o cable calefactor
  4. Sonda de suelo en el tubo protector
  5. Aislamiento térmico adicional F-BOARD
  6. Cemento cola flexible
  7. Suelo original (baldosas viejas, hormigón)

 

Para la aplicación de suelo templado, la calefacción opera de forma puntual y para intervalos de tiempo reducido. La reactividad del sistema y la rapidez de calefacción son primordiales. Por eso, el uso de aislamiento térmico adicional es altamente recomendado, justo debajo del elemento calefactor como en el esquema precedente.

Para un sistema de calefacción en obra nueva, donde el espesor del sistema, ya no suele ser un factor limitante, se cuidara el aislamiento del suelo para optimizar la operatividad y la eficiencia del sistema de calefacción. Se recomienda una capa de aislante de unos 8-10 cm para un suelo encima de un local no calefactado o la tierra, y de unos 5 cm para un suelo encima de una planta calefactada. Se suele usar aislantes de poliestireno expandido o extruido con una densidad suficiente pare evitar el hundimiento del cable dentro de la capa de aislante (densidad superior a 25kg/m3).

Instalación con cable calefactor o manta calefactora en obra nueva

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-4

  1. Revestimiento de suelo
  2. Sonda de suelo en el tubo protector
  3. Cemento auto-nivelante
  4. Manta calefactora o cable calefactor
  5. Aislamiento térmico
  6. Base de hormigón

Sistema de calefacción semi-directo

Este sistema se utiliza solo para calefacción principal y para el cable calefactor/manta calefactora. El cable se coloca directamente sobre el aislante térmico y se cubre con hormigón o cemento, o bien en medio de la losa de hormigón, por ejemplo en el mallazo metálico.

El sistema de calefacción presenta una inercia más importante que el sistema directo, pero no permite funcionar como un sistema de acumulación. El cable calefactor puede colocarse con un paso más importante y tener así una potencia lineal más importante (hasta 18 W/m), reduciendo así el coste de adquisición. Sin embargo, la instalación es más complicada y es necesaria una subida escalonada de la temperatura para la primera puesta en marcha.

Instalación semi-directa con cable calefactor o manta calefactora

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-5

  1. Revestimiento de suelo
  2. Sonda de suelo en el tubo protector
  3. Capa portante flotante de hormigón
  4. Mallazo de acero
  5. Manta calefactora o cable calefactor
  6. Aislamiento térmico
  7. Base de hormigón

Sistema de acumulación

Debido a su relativa difícil regulación y la desaparición de las tarifas nocturnas de electricidad, es un sistema que actualmente se usa solo en casos particulares específicos. El suelo necesita una capa suficientemente gruesa (12-15 cm de hormigón) en la cual se acumula el calor durante un periodo de tiempo reducido (normalmente la noche) para cubrir las necesidades en calefacción durante todo el día. Se usa cables calefactores más resistentes con una potencia lineal alta (20-33 W/m) para llegar a una potencia superficial hasta 250W/m2.

Instalación en acumulación con cable calefactor

calefaccion-vivienda-suelo-radiante-6

  1. Revestimiento de suelo
  2. Sonda de suelo en el tubo protector
  3. Capa acumuladora de hormigón
  4. Cable calefactor
  5. Capa acumuladora de hormigón
  6. Mallazo de acero
  7. Aislamiento térmico
  8. Base de hormigón

 

 

Este tipo de instalación se usa cuando la potencia necesaria no está disponible durante el día, por ejemplo en industrias que tienen un consumo eléctrico alto durante el día y más reducido durante el turno de noche o en zonas aisladas donde el sistema de distribución de electricidad es insuficiente.

También se usa en zonas de montaña, especialmente para pisos de segunda residencia, para mantener una temperatura mínima en todo el edificio, independientemente de la ocupación de los pisos y evitar cualquier deterioro por helada. En este caso, se combina con otros sistemas de calefacción auxiliares (placas radiantes, radiadores) para poder llegar a una temperatura ambiental normal.

¿NECESITA MÁS INFORMACIÓN?

Llámenos al teléfono 93 261 11 25 o envíenos el siguiente formulario y contactaremos con usted a la mayor brevedad posible.





Por seguridad introduzca los caracteres de la imagen
captcha

VISITE NUESTRA TIENDA ONLINE

En nuestra tienda virtual podrá adquirir todos nuestros productos de forma cómoda y rápida, 24 horas al día. tienda-online-ceilhit VISITAR TIENDA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies